Carta de Notificación de Dos Semanas

De conformidad con la ley de California, no se requiere que un empleado de una carta de preaviso de dos semanas a su empleador.[1] California cree firmemente en los empleados a voluntad lo que significa que el empleador y el empleado tienen la capacidad de irse en cualquier momento sin notificación. Sin embargo, hay ciertas excepciones que pueden cambiar esta norma. Si la política de la empresa requiere un determinado plazo de preaviso, se debe seguir. Además, si usted ha firmado un contrato de empleo y el requisito de preaviso está establecido, también debe seguirse.

Aunque no es requerida en California, la política de su empresa o su contrato de trabajo pueden exigirla. Si ninguna de las dos las exige, todavía puede ser beneficioso crear una. Dado que esta puede ser una decisión difícil, consultar a un abogado puede ser una buena opción antes de dar ciertos pasos en la terminación del empleo.

¿Dar la notificación o no dar la notificación?

Si su contrato de empleo y la política de la compañía no exigen la notificación, ¿debería notificar?

Esta puede ser una pregunta difícil porque por un lado, dar la notificación refleja profesionalismo y respeto por sus cohortes y supervisores. Sin embargo, si la notificación no es un requisito y si usted la da, existe la posibilidad de que la empresa pueda jugar sucio y lo despida inmediatamente o poco después.[2] Este es un riesgo que se toma en estos escenarios. El mejor consejo es entender realmente a su empresa, hable con aquellos que se han ido, busque algunos comentarios sobre qué pasó con aquellos empleados tomaron la decisión y porqué eligieron dar o no la notificación.

Si siente que podría querer regresar a la empresa, dar una notificación puede dar una buena impresión a sus compañeros y la gerencia. Esto permite al equipo encontrar a un sustito o al menos avisarles que es necesario iniciar una búsqueda.

¿Cómo escribir una carta de notificación?

Si decide dar la notificación, es importante hacerlo profesionalmente. Asegúrese que su carta incluya específicamente la fecha de finalización. Podría explicar por qué se está yendo pero no se espera que lo haga ya que no hará mucho más que alimentar la curiosidad de la gente. Además, no es ventajoso hacer declaraciones u opiniones negativas sobre la empresa mientras se marcha porque no quiere terminar en una desagradable demanda o terminar en malos términos. El mejor consejo es que la carta sea corta y dulce; declare que se está yendo, dé una fecha, y quizá  un saludo final. El punto de una carta de notificación es ese: dar una notificación de su salida de manera profesional.

¿Debería consultar a un abogado de antemano?

Si se siente incómodo sobre su decisión ya sea dar la notificación o no, consultar con un abogado puede ser una buena opción. Éste puede revisar su contrato y/o la política de la empresa para tomar una decisión educada acerca de si dar o no una carta de notificación sería de su mejor interés o si es necesario. Además, el abogado también puede ayudarle a redactar la carta.

Sin embargo, si está sufriendo de ciertos acosos en el trabajo o se siente incómodo, un abogado puede ser una gran ventaja. Algunas veces los empleadores lamentablemente no tienen en cuenta los intereses de sus empleados al momento de la salida y pueden intentar obligarles a renunciar a sus derechos. Un abogado puede prepararle para esta decisión y explicar cómo manejarlo.



[1] Código de Trabajo de California § 202

[2] Código de Trabajo, § 2922

Brad Nakase, Abogado


Claudia Padilla, Legal Assistant

Qué podemos hacer para servirle? Envíenos un mensaje hoy y díganos cómo podemos ayudarle.

© Copyright | Nakase Law Firm (2019)